domingo, 11 de marzo de 2012

Broche de hoja con arcilla blanca

Hola de nuevo, a todo el mundo. Esta última pausa se me ha ido un poco de las manos, pero bueno, por lo menos he aprovechado el tiempo para ir haciendo cosillas que podré postear en los próximos días.

En este caso os traigo una técnica muy sencilla con la que se pueden hacer multitud de cosas. Pero por ahora es para hacer un broche con forma de hoja.


Los materiales que necesitáis, son:

- Arcilla blanca o arcilla polimérica
- Hojas de plantas con las enervaciones marcadas (Ejem.: Poinsetia)
- Pintura acrílica
- Soporte para broche
- Pegamento instantáneo
- Cutter o cuchillo

Lo primero que hacemos, es estirar con un rodillo o similar la arcilla hasta dejar una capa del grosor que queramos que tenga el broche. En el mío es de unos 4 Mm. de espesor aproximadamente.

Sin dejar el rodillo muy lejos, colocamos la hoja sobre la arcilla, con especial cuidado para que esta no se doble sobre sí misma y evitar posibles errores en la estampación. Marcamos bien la forma haciendo uso del rodillo sobre la hoja.


Ahora, con cuidado, vamos levantando la hoja para ver si se ha marcado bien toda la forma y con ayuda de un cuchillo, recortamos el contorno y retirando el sobrante, dejamos secar según marque el fabricante. Si esto lo hemos realizado con arcilla polimérica, simplemente lo metemos al horno.


Una vez seco, podemos lijar con cuidado los bordes para suavizar el contorno. Y ahora con ayuda de un paño, aplicamos el acrílico, en mi caso negro, sobre la pieza, intentando que se meta en las enervaciones, y dejando limpia el resto de la superficie.

Simplemente ponemos el enganche por detrás con un poco de pegamento instantáneo, y ya está.


Podéis barnizarlo, coger hojas de otro tipo o usar cualquier otro elemento con relieve para duplicarlo. Las opciones son inagotables, y ya pondré otras cosas que se pueden hacer. ¡Hasta pronto!

No hay comentarios:

Publicar un comentario